sol

Nuestra historia

La escuela Maternal “Rayito de Sol” fue fundada el 13 de Marzo de 1994, por tres hermanas en la casa paterna del barrio de Florida, sobre la calle Juan B. Justo al 800.

 

Años después, en 1996, una hermosa casa ubicada en la calle Güemes al 2100 cobijaría a niños y docentes durante cuatro años. Allí, las trepadoras de los patios y los distintos rincones de las salas fueron testigos del crecimiento de aquella propuesta de educación inicial.

 

El año 2000 trajo vientos de cambios. Mientras “Rayito de Sol” estrenaba nueva sede en la calle Lavalle al 2180/82, dos de las tres fundadoras del proyecto inicial, decidían tomar caminos personales y profesionales diferentes, quedando a partir de ese momento a cargo de la Dirección General de la escuela, Adriana Etcheverry. El nuevo espacio brindaba el característico estilo de Rayito, bien luminoso, con alegres colores en sus paredes y esa inolvidable fragancia a jazmines en el patio, que conoció las risas de varias generaciones de soles y solcitos.

 

Fue de ese modo que en el año 2006, se hizo efectivo la ampliación y modificación de nuestro edificio, generando un espacio más grande, con la mirada puesta en el futuro que no se detiene; inaugurando en Mayo nuevas instalaciones totalmente renovadas, nuevas salas con mayores comodidades y amplia luminosidad… nuevos sonidos, colores diferentes, fueron las primeras imágenes de una nueva y auspiciosa etapa de “Rayito de Sol”, incorporándose así a enseñanza oficial bajo DIEGEP N° 7623.

La institución compró un terreno lindero, inaugurándose el 01 de Febrero de 2018, una nueva sede Maternal, creándose entonces un proyecto integral de 6 Salas Cunas, de 45 días a 12 meses. En la actualidad, contamos con un total de 11 salas Maternales e Infantes, niños y niñas de hasta 4 años inclusive. Año tras año, nos replanteamos y reflexionamos en equipo, sobre aspectos que enriquezcan la calidad y eficacia en lo académico-profesional y estructural-organizativo, sin perder la identidad, la modalidad de la propuesta y la filosofía que nos sostiene y estética en nuestros espacios pedagógicos. Ver pedagogía de la ternura

En tiempos actuales, las exigencias en la búsqueda de un espacio maternal ha cambiado radical y positivamente, ya que las familias que llegan a nuestro Jardín no sólo vienen en búsqueda de un espacio de cuidado, si no que se acercan con otras intenciones en donde anhelan garantizar una armonía integral en el desarrollo de sus hijos; enfocan su mirada de cuidado no sólo en el bienestar social y afectivo, sino en que estos cuidados estén sostenidos en procesos de enseñanza y de aprendizajes realmente significativos. Nosotros como escuela maternal tenemos el compromiso de garantizar una excelencia y extrema calidad en el servicio educativo que ofrecemos, ya que todos sabemos que la constitución como lugar alternativo de la crianza es lo que está en juego fundamentalmente en el apuntalamiento social/grupal de una función que ya no es posible de ser absorbida únicamente en la familia de origen. Es por esta razón que no debemos perder de vista la especificidad que apunta el nivel en que desarrollamos nuestra tarea, en el traslado de las variables didácticas, de los objetivos y metodologías de otros niveles diferentes al maternal.

 

Sobre este riesgo nos apoyamos en definir una Pedagogía específica para desempeñar nuestra práctica siendo fieles a nuestro Proyecto Institucional y a circunscribir un terreno propio con objetivos específicos y metas esenciales a nuestra Filosofía de trabajo. Ver pedagogía de la ternura

 

En base al análisis de los logros obtenidos en estos últimos años, las necesidades del mercado, la gran migración de Empresas a la zona (autorizados por la DIEGEP), hizo que nos encontremos con la responsabilidad de continuar pensando en un futuro cercano de crecimiento para la realidad social de nuestra comuna, asumiendo un nuevo desafío pudiendo prestar nuestros servicios educativos a Empresas, generándoles “Convenios de Beneficio” para sus empleados.